El brillante amanecer (I)

Seguimos moviéndonos por ambientes selectos, y dedicamos esta entrada a la imagen del lujo: el oro.

El oro, de símbolo Au  (del latín, aurum, “brillante amanecer”), es un elemento químico cuyo número atómico es 79 y su masa atómica 197 uma. Posee un único isótopo estable, 197Au, y más de 30 radioisótopos.

Es un metal de transición, ubicado en el grupo 11 de la tabla periódica, donde también se encuentran el cobre (Cu) y la plata (Ag). Su configuración electrónica es [Xe]4f145d106s1

El oro es poco reactivo, y permanece inalterable en presencia del aire, la humedad y el calor. Resiste el ataque de los ácidos más corrosivos, excepto la mezcla de ácido nítrico y clorhídrico, conocida como “agua regia”.

Se trata de un metal precioso blando, brillante, pesado, maleable y dúctil. Se puede transformar en barras, hilos, láminas y chapas.

Como es un metal blando, son frecuentes sus aleaciones con otros metales, que le proporcionan la dureza y durabilidad que necesita. Además, le suministran diferentes tonos de color o matices. Por ejemplo, para oro de 18 quilates pueden presentarse las siguientes variedades de color:
  • Oro azul : 75% de oro y 25% de hierro.
  • Oro gris : 75% de oro, 15% de níquel y 10% de cobre.
  • Oro rojo : 75% de oro y 25% de cobre.
  • Oro rosa : 75% de oro, 5% de plata y 20% de cobre.
  • Oro amarillo : 75% de oro, 12,5% de plata y 12,5% de cobre.
  • Oro verde : 75% de oro y 25% de plata.
  • Oro blanco : 75% de oro, hasta 16% de paladio y el resto de plata.

Su calidad se expresa en la escala de quilate como partes de oro puro por 24 partes de metal total. Se suele hablar de oro de 10, 12, 14, 18, 22 y 24 quilates. Cuanto más elevado sea el número, más puro será el oro.

¿Cuándo empezó a usarse el oro?

El oro ha sido conocido y utilizado desde la Edad de Cobre, periodo también conocido como Calcolítico, entre el Neolítico y la Edad de Bronce. Parece ser que desde el año 4500 a.C. comenzaron a fabricarse en Biblos (Líbano) pequeñas cantidades de objetos metálicos de oro, cobre y plata. En la necrópolis de Varna, en Bulgaria, se han encontrado también objetos de oro y piezas de alfarería pintadas con este metal, que datarían de la misma época.

Posteriormente, los egipcios, siempre deslumbrados por lo permanente e inmortal, sintieron verdadera pasión por este metal de características físicas tan inalterables, que se convirtió pronto en el metal más valorado, siendo utilizado profusamente en el ajuar y la decoración de tumbas de los faraones.

Si queréis conocer algunas curiosidades acerca del oro, consultad la sección ¿Sabías qué…?

Y vamos ya con la música. Hay muchas canciones que mencionan el oro. Desde Beethoven, en su aria “Hat man nicht aus Gold beineben”,

hasta Bruno Mars, con su canción “Gold”. Peter Gene Hernández, más conocido como Bruno Mars, nació en Hawai en 1985, y, desde hace unos años, es una auténtica máquina de éxitos musicales. Su éxito más reciente ha sido “Versace on the floor”.

pasando por la banda británica de heavy metal Iron Maiden y su “Rainbow´s gold”. Curiosamente, la palabra “gold” (oro), aparece en el título de la canción, pero no en la letra de la misma. Se trata de una canción original de 1974 del grupo británico Beckett, que posteriormente fue versionada por Iron Maiden.

Pero aún queda mucho que contar sobre el oro. En la próxima entrada hablaremos de sus aplicaciones, del lejano oeste, de los lingotes de oro, y, por supuesto, de música.