Un arte milenario

Celebramos los más de 100 seguidores en Twitter y los casi 100 seguidores del blog con este artificio milenario originario de China: Los fuegos artificiales.

La química de los fuegos artificiales

Los espectaculares fuegos artificiales son el resultado de varias reacciones químicas que concluyen en una explosión, como explicaremos a continuación.

El fundamento de los  fuegos artificiales se encuentra en la reacción de combustión, brevemente explicada en la primera entrada dedicada al fuego. En el caso que nos ocupa, el comburente no es el oxígeno del aire, sino un compuesto oxidante capaz de liberar un exceso de oxígeno para producir una mejor explosión, como, por ejemplo, el nitrato potásico (KNO3). El combustible necesario es una mezcla de carbón y azufre. La mezcla de estos tres elementos es lo que conocemos como pólvora. Al encender la mecha (la fuente de calor) de los fuegos artificiales, el combustible reacciona con el oxígeno liberado por los oxidantes y se inicia la reacción de combustión y la deflagración.

Aunque la pólvora es la opción más tradicional, actualmente existen otras posibilidades. Por ejemplo, el nitrato potásico puede ser sustituido por otros compuestos oxidantes, como los cloratos (ClO3) y los percloratos (ClO4). Por otro lado, la pólvora genera mucho humo, y éste impide ver bien los fuegos artificiales si hay poco viento. Por ello, en ocasiones se usan propelentes como la nitrocelulosa o la nitroglicerina para crear la denominada pólvora sin humo.

La pólvora es un buen explosivo, pero no especialmente bonito. Y aquí entra en juego de nuevo la química. Para que la deflagración sea visualmente atractiva, se combina con finas partículas de sales metálicas que emiten luz al arder. Cada sustancia es responsable de un color concreto. Así, por ejemplo:

  • Rojo: cloruro de litio o nitrato de estroncio
  • Naranja: principalmente cloruro de calcio
  • Amarillo intenso: sales de sodio
  • Blanco: sales de magnesio o aluminio
  • Verde: nitrato de bario
  • Azul: cloruro o nitrato de cobre

Además de estas sales metálicas, otros compuestos químicos contribuyen a que los fuegos artificiales sean aún más vistosos. Por ejemplo, en algunos casos se añade a la formulación un fino polvo de trisulfuro de antimonio (SbS3), que es el responsable de que, al explotar, el fuego artificial deje una nube de partículas brillantes como si fueran purpurina. En otras ocasiones se añade a las sales dextrina, un aglomerante derivado del almidón que permite crear pequeñas bolas de explosivo que viajan más lejos en el aire al explotar y arden con más intensidad.

¿Cómo funcionan los fuegos artificiales?

Un cohete de fuegos artificiales normalmente consta de dos cámaras. La primera es un cartucho (tubo) que contiene la pólvora en su parte superior, así como la mecha, y que está vacío en su parte inferior. Al prender la mecha, el cartucho es impulsado hacia arriba, con ayuda, a veces, de propelentes para que el cohete emita un silbido al subir.

Cuando la mecha se quema por completo, llega a una segunda cámara comprimida donde se encuentran las esferas de sales metálicas. Esta cámara explota, liberando las sales y generando el destello en el aire. La forma de esta segunda cámara y la disposición interna de las esferas determinan la forma de las figuras en el aire.

Y con toda esta información sobre la química de los fuegos artificiales, pasamos a la música, empezando por la americana Kate Perry, quien, desde su debut en 2008, ha cosechado éxito tras éxito en las listas pop de todo el mundo. Dentro de su segundo álbum de estudio, Teenage dream, lanzado en 2010, destaca la canción “Firework”, que podéis escuchar a continuación:

Otro artista que ha dedicado una canción a los fuegos artificiales es el rapero y cantante canadiense Drake, auténtico ídolo de masas en su ciudad natal, Toronto. Su canción “Fireworks”, incluida en el álbum Thank me later, y que cuenta con la colaboración de Alicia Keys, empieza con el sonido de fuegos artificiales.

Y ahora vamos atrás en el tiempo y nos remontamos a 1977, cuando el controvertido grupo americano de rock Blue oyster cult publicó la canción “Fireworks”, recogida en el disco Spectres, que llegó a ser disco de oro. Esta canción es todavía un clásico en Estados Unidos, sobre todo en festivales musicales en los que hay fuegos artificiales. El grupo ha cambiado a sus miembros en varias ocasiones, pero sigue activo y acumulando giras en Norteamérica.

Y no nos olvidamos del dúo Roxette, considerado como uno de los grupos suecos más exitosos, junto con Abba, Europe y Ace of Base. Este grupo, que ha acumulado números 1 en Estados Unidos y en distintos países de Europa, ha ganado múltiples premios, incluyendo el MTV y el World Music Award. En España también triunfó con algunas de sus canciones versionadas en castellano., llegando a publicar en 1996 el álbum Baladas en español, incluyendo éxitos como “Un día sin tí”. En 1994 Roxette sacó su disco Crash! Boom! Bang!, donde se encontraba la canción “Fireworks”.

Terminamos con la banda Plain White T’s. Bajo este curioso nombre se esconde una banda de rock alternativo de Illinois, que ha hecho algunas apariciones en series americanas como iCarly o Greek. En 2002 aparece su canción “Fireworks”, dentro del álbum Stop. Una canción muy fresca que esperamos os guste.

Y empezamos el fin de semana, celebrándolo con fuegos artificiales.