El primero de todos

El primero de todos, el número 1 de la tabla periódica.

El nombre de este elemento proviene del latín hydrogenium, y éste, del griego hydro (agua) y genos (generador), es decir, productor de agua, como lo bautizó Lavoisier en 1793.

De símbolo químico H, tiene número atómico 1, y es el elemento más abundante del universo, constituyendo aproximadamente el 75% de la masa del mismo. Es también el elemento más ligero, siendo 14 veces más ligero que el aire. El isótopo más común es el protio, en cuyo núcleo hay un protón y ningún neutrón. Otros isótopos muy conocidos son el deuterio, con un neutrón, y el tritio, con dos neutrones.

Se presenta como molécula diatómica, H2, y en condiciones normales es un gas inflamable, incoloro e inodoro.

Origen y obtención

Se encuentra en abundancia en las estrellas y en los planetas gaseosos gigantes en su forma atómica y en estado de plasma.

Pese a que es muy abundante en el resto del universo, en la Tierra no encontramos hidrógeno puro en ninguna cantidad importante. Es un gas tan ligero comparado con el resto de los gases que componen la atmósfera que tiende a subir hasta las capas más altas y escapar al espacio.

La obtención industrial del hidrógeno suele hacerse a partir del reformado catalítico del gas natural con vapor. También es posible obtenerlo por la electrólisis del agua, pero es un proceso bastante más caro. Una tercera opción es la obtención a partir de biomasa, ya que en los residuos vegetales y animales abundan los compuestos hidrogenados. El tratamiento de la biomasa puede dar lugar a un biogas, que puede ser reformado, como en el caso del gas natural.

Descubrimiento

Su descubrimiento se atribuye al inglés Cavendish, que, en 1766, observó que al añadir ácidos sobre ciertos metales se desprendía un gas al que denominó “aire inflamable”. Esta observación la había hecho un par de siglos antes el alquimista suizo Paracelso. Sin embargo, éste no fue consciente de que se trataba de un nuevo elemento químico, por lo que Cavendish ha pasado a la historia como el descubridor del hidrógeno.

Posteriormente, en 1781, descubrió que ese gas producía agua cuando se quemaba. Un par de años más tarde, en 1783, Lavoisier dio a este gas el nombre de “hidrógeno” cuando, junto con Laplace, reprodujo el experimento de Cavendish de quemar hidrógeno para obtener agua.

Aplicaciones

  • Una de sus aplicaciones con más futuro es como combustible para vehículos de hidrógeno. Estos basan su funcionamiento en la producción de electricidad a través de una pila de combustible, y son respetuosos con el medio ambiente al no emitir CO2 a la atmósfera.
  • Es utilizado también en la industria aeroespacial. El hidrógeno es muy ligero, pero a su vez rico energéticamente. Como ejemplo, 1 kg de hidrógeno contiene aproximadamente 3 veces más energía que 1 kg de gasolina. El hidrógeno líquido que se utiliza para esta aplicación se conoce como LH2. El transbordador espacial de la NASA utiliza hidrógeno líquido como combustible.
  • La industria química utiliza el hidrógeno en procesos de fabricación de productos químicos como, por ejemplo, amoniaco y metanol.
  • En la industria alimentaria, el hidrógeno se añade a otros compuestos con el fin de saturarlos (eliminar enlaces múltiples). La saturación ayuda a mantener los ingredientes unidos en el alimento, como, por ejemplo, en la mantequilla de cacahuete, prolongando el buen estado de la misma.
  • En la industria armamentística es temida la llamada bomba de hidrógeno, también conocida como bomba termonuclear o bomba térmica de fusión. Es un arma de destrucción masiva. La primera se explotó en 1952 en una de las islas Marshall, ubicadas en el océano Pacífico, provocando grandes daños al ecosistema.

Y ahora, un poquito de música. En esta entrada presentamos grupos no tan conocidos para el público general. Empezamos con la banda estadounidense Phist, que a mediados de los años 80 compuso la canción “I am hydrogen. Bonita composición instrumental de piano y guitarra, sin letra, muy tranquila y agradable de escuchar. La banda se formó en 1983, y casi 40 años después sigue activa y ofreciendo conciertos a sus seguidores.

Muy curioso el grupo alemán Welle-Erdball que dedica una canción de música electrónica a este elemento. La canción “Wasserstoff” (hidrógeno en alemán) pertenece al álbum Die Wunderwelt der Techniek, publicado en 2002. La letra, no demasiado elaborada, es una auténtica declaración de intenciones. El grupo proclama que ya se ha acabado el carbón y que hay que usar energía del hidrógeno. El hidrógeno es la solución, no la gasolina ni la energía nuclar, ni los hidrocarburos. Unos auténticos visionarios, estos alemanes.

Interesante también la cantidad de canciones que mencionan la bomba de hidrógeno. Entre ellas escuchamos “Burnt by the sun”, del escocés David Byrne. Probablemente el nombre no os diga mucho, pero si os apunto que es el cantante y líder del mítico grupo de los 80 Talking Heads la cosa cambia. Después de la disolución del grupo en 1991, el cantante comenzó su carrera en solitario. La canción propuesta pertenece al álbum Feelings, publicado en 1997.

Hasta la siguiente entrada. Disfrutad de la Química y de la Música.